Singapur – Día 5: Reunión latina

16Oct11

Primer día en la habitación nueva. Me encanta tener un aire acondicionado con control remoto para graduar la temperatura. No sé a cuánto estaba el hotel pero no son los agradables 19º que ahora tengo durante el día ni los excelentes 23º con los que duermo en la noche (no tengo cobija).

Como buen primer día, me perdí camino al metro. Me tomó 15 minutos encontrar el atajo que me había enseñado el dueño dos días antes. Afortunadamente ya lo tengo dominado.

Este viernes también fue bastante típico en la oficina (y supongo que a partir de la semana que viene la cosa será igual). Me dejé la tontería de los palitos a un lado (ya está “dominada” y pierde la gracia) así que volví a los cubiertos. El plato de hoy es cortesía de un sitio que se llama “Mini Wok”. No tengo muy claro el detalle pero era pollo. Acompañado del siempre presente arroz, y el intento de caldo que suele saber más a agua caliente que a otra cosa. Esta gente sabe de vegetales y soya pero no tienen ni idea de lo que es una sopa.

Al final del día, mi tutor me invitó a una reunión de latinos que organizaba una familia de venezolanos. Tuve la oportunidad de conocer al resto de los hijos del profesor. Son cuatro. La menor, Ana, tenía puesta TODAS las pilas que ahorro el día anterior mientras estuvo dormida. En vista de que esa familia ha vivido en EE. UU., España y ahora Singapur, es totalmente políglota y entre los hijos hablan y cambian entre inglés, catalán y español con una facilidad que yo creo que ellos ni se enteran. Lo curioso es su acento de español, que suena a cualquier cosa. Una agradable familia 🙂 Debo buscar un buen regalo de despedida o invitarlos a comer. Me han ayudado muchísimo esta semana.

La reunión fue en un condominio. Es el término que usan para las residencias que no son subsidiadas por el estado. Extremadamente sifrinas. Con vigilancia privada, piscina, cancha de tenis y gimnasio. Y según me estuvo explicando la esposa de mi tutor, todos los condominios son así. Debido a ese lujo los singapurenses empezaron a exigir al gobierno que mejorara sus edificios subsidiados y por eso ahora tienen jardines y canchas deportivas. Siguen sin compararse pero es increíble como funciona la cosa.

Hablando del estilo de vida y del gobierno de Singapur, resulta que esto es una “democracia” de esas en la que la gente vota pero en 40 años sigue siendo la misma familia la que tiene el poder. Es un gobierno muy controlador comparado con nuestro estilo pero al parecer, en vista de que la ciudad funciona y progresa, a nadie le importa. Internet está regulado: las páginas de descarga estilo Megaupload y todas las que amenacen el “estilo conservador de los ciudadanos de Singapur” están bloqueadas. Los colegios presionan bastante a los chamos: en sexto grado presenta una prueba para ver si pueden acceder a bachiderato; solo los mejores acceden y el resto va a otros institutos donde no continuarán la universidad. A menos que sea una familia con mucho dinero y pague colegios privados. La diferencia mensual entre un colegio público y uno privado es de 8S$ mensuales a 2000S$ así que es fácil ver como la presión de ser el mejor no solo es de los niños, sino que seguramente también es fomentada por los padres. Ya les he comentado sobre la cantidad de multas que hay, son un montón, todas altísimas y si es una infracción recurrente pueden darte palos (literalmente) si no aprendes. Para evitar plagas también son estrictos: tienen revisión periódica de los apartamentos en búsqueda de zancudos y ofrecen un teléfono especial en caso de que tengas zancudos en tu casa para que la fumiguen… y otro teléfono para denunciar a los fumigadores si tardan mucho en ir.

La cena latina estuvo muy bien. Comí pan de jamón, arepas de pollo, nachos con guasacaca, pastel de plátano con carne, de maíz con carne y tomé la cerveza típica de Singapur: Tiger. La misma que me venden como japonesa en un restaurante de Sushi en Barcelona. Pues es de aquí. La gente toda muy amable. La mayoría eran venezolanos. Hasta la vice Cónsul estaba allí y la conocí. También había chilenos, colombianos y mexicanos.

Finalmente llega el fin de semana, así que por fin les ofreceré fotos de la ciudad. Será un par de días de caminar al máximo (y lavar ropa) que cerrarán mi primera semana de este lado del mundo.

Anuncios


3 Responses to “Singapur – Día 5: Reunión latina”

  1. 1 mariangel

    19 grados es muy poquito.. es derrochar energía!!!! Es en serio!!!

    JJEJEJEJE. pásala fino en singapur, que esto no se vive todos los dias.

    • 19º es lo máximo. De día no se siente tanto. En la noche si es mucho para mi. Si es por ahorro de energía, la causa está perdida. Aquí todos los sitios tienen el aire a millón: los vagones de metro, la estación entera, los edificios, centros comerciales, oficinas. Parece que Barcelona está sola en esa lucha jajaja.

  2. Bueno!!! Por lo visto siempre hay un catalán por el mundo y un originario de latino-américa, jajaja


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: